El candidato socialista demuestra una vez más que sólo le importan los votos, no las personas

El candidato del PSOE ha convocado a los JÓVENES a un acto en el que supuestamente quiere escucharlos y tener en cuenta sus preocupaciones e inquietudes de futuro.
No obstante, sólo considera jóvenes a aquellas personas que tienen entre 18 y 30 años. Entonces, ¿un chaval de 17 años o menos no es un joven? ¿No tiene preocupaciones? ¿No tiene derecho a expresarle sus propuestas, necesidades u opiniones a este grupo político?
¿Cuál es la diferencia para el PSOE de un chico de 17 años o menos con uno que ya cumpla la mayoría de edad? Pues está muy claro. El de 17 años o menos no vota, y por eso sus opiniones no les interesan lo más mínimo.
Por otra parte, discriminan a los mayores de 30 años, pues, ¿qué es ser joven para este grupo político? ¿Una persona con 30 años es joven pero una de 31 ya no lo es? Esto es un sin sentido.
Nuevamente el candidato del PSOE demuestra su incapacidad y su pensamiento y actuaciones puramente electoralistas, quedando claro que las personas que no puedan o no quieran votarles no les importan en absoluto.
El año pasado criticaron duramente al Alcalde por visitar los institutos para conocer de primera mano los intereses, dudas y las necesidades de los alumnos. Lo acusaron de electoralista y de muchas otras cosas más. Sin embargo, los alumnos no tenían edad de votar, por lo que no había en este acto mayor intención que conocer sus inquietudes y resolver sus problemas.
La desesperación del candidato socialista para que su grupo político recupere el sillón y pueda volver a sus prácticas abusivas está fuera de lugar.
Desde Nuevas Generaciones le pedimos a este Sr. que no subestime la inteligencia de las personas. Se le ven demasiado bien las intenciones.